entrevista paresida!!!!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

entrevista paresida!!!!

Mensaje  daianaynatyx100pre el Mar Abr 15, 2008 3:28 am

Me gusta jugar”
Dice que no toma su profesión de actriz, cantante o modelo como un trabajo sino como un juego. Es la figura nacional de una campaña de íconos de la cultura popular basada en divas como Marilyn Monroe, Madonna y Shakira.
Javier Vogel
Especial

Aunque se lo proponga, Natalia Oreiro no logra alejarse de la pantalla chica. Sos mi vida, su última novela, fue una de las piezas que le permitió a Canal Trece ubicarse en el primer lugar de la audiencia. La comedia que protagonizó con Facundo Arana fue tan rendidora que el canal porteño sigue sacándole el jugo todas las tardes.

Elegida por la marca de champú Sedal como representante del Cono Sur, la Oreiro se presentó esta semana como parte de la campaña publicitaria Icons junto a las imágenes de Marilyn Monroe y Madonna a nivel global y la cantante Shakira en Latinoamérica. “Cuando me llamaron creí que era un chiste y pregunté para qué me querían a mí al lado de ellas porque yo no me siento un ícono”, confiesa con humildad.

Ecléctica, esta uruguaya de 30 años, casada con el cantante de Divididos Ricardo Mollo, regala simpatía y después de posar glamorosa para los fotógrafos suena absolutamente creíble cuando afirma que “todo esto es un juego”, refiriéndose a las campañas publicitarias y las notas periodísticas. “Me pagan por lo que hago pero si lo tomara como un trabajo sería muy pesado. Me gusta jugar a que soy actriz, que soy cantante y que hago ropa. Después llego a mi casa y me saco todo”, afirma enfundada en un vestido que remite directamente a Jessica Rabbit, la mujer que desde un plano de fantasía hacía perder la cabeza a personajes reales y de dibujos animados.

–¿Cómo es moverse en un mundo que un día te requiere como actriz, otro como cantante y otro como modelo?

–Yo soy una actriz que canta, no soy diseñadora, ni siquiera soy una cantante que actúa, mi elección en la vida siempre fue ser actriz y desde ese lugar me permito hacer un montón de cosas como cantar y bailar.

–¿Por qué tanto en la música como en la actuación entrás y salís de los primeros planos de exposición permanentemente?

–Hay quienes dicen que no hay que bajarse de los éxitos, pero yo prefiero hacerlo antes de que otros decidan por mí. Además, todo el mundo sabe que al segundo año de un producto lo hacés por la plata o porque el canal quiere seguir cosechando. Creo que si estoy todos los años en pantalla voy a terminar siendo un personaje. Es muy difícil, sobre todo en la vorágine de la tira diaria, poder hacer cosas diferentes porque siempre se apela a la propia esencia.

Dos familias
–¿Cómo se siente el desgaste?

–En Sos mi vida, mi personaje boxeaba y yo me entrenaba y si había que bailar tango preparaba una coreografía. Para El Deseo pasé varios meses entrenándome en circo para poder hacer trapecio. Son muchas horas de grabación y si bien se arma una gran familia con la gente con la que se trabaja, tu familia es otra y vivir toda tu vida dentro de un canal de televisión termina siendo triste.

–¿La experiencia de “El Deseo”, que duró menos que lo previsto en Telefé, fue un traspié en tu carrera?

–Yo venía de hacer mucha comedia y necesitaba explorar por otro lugar. La gente me vio en un drama, rubia, y pensó “¿qué le agarró a ésta?, yo quiero que me hagan reír”. De todas maneras, a partir de El Deseo me ofrecieron más papeles dramáticos en cine, y aunque decidí no hacerlos, eso me dio la posibilidad de tener una credibilidad actoral.

–¿Por qué no aceptaste esas propuestas?

–Si hubiera querido podría haber filmado 10 películas, y no lo digo con arrogancia. Hay muchos proyectos en el cine nacional pero quizá a los que están más buenos no me los ofrecen a mí y esa es mi búsqueda: lograr que me lleguen los papeles que yo quiero hacer.

–Mientras llega esa etapa, ¿la comedia es espacio natural?

–Yo me siento más cómoda haciendo comedia. Soy una persona alegre por naturaleza que trata de pasarla bien. No soy de esas actrices rebuscadas, reprimidas y enroscadas que siempre eligen personajes oscuros. Necesito sentirme contenta pero también preciso diferentes matices, por eso hice dos películas con personajes chiquitos (se refiere a su participación en Las vidas posibles, de Sandra Gugliota, y La peli, del rosarino Gustavo Postiglione).

–Y algún día dirigirás, según declaraste recientemente.

–A mí me encantaría morirme actuando, pero me gusta mucho todo lo que tiene que ver con la observación y la dirección de arte. Me gustaría mucho estudiar. No sé si seré una gran directora o si tendré algo para contar, pero contaré con los elementos necesarios para contener a los actores. Para eso faltan muuuchos años, experiencias y aprendizaje. Hoy no estoy preparada, pero algún día arrancaré.

daianaynatyx100pre

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 09/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.